Ha mort Anna Tugas i Masachs a l’edat de 104 anys

06 DE setembre DEL 2015


ana-tugas-01

El passat divendres 28 d’agost ens va deixar l’Anna Tugas i Masachs a l’edat de 104 anys. La Federació Catalana d’Atletisme vol manifestar el seu condol als seus familiars i amics, així com a tot l’atletisme en general per aquesta pèrdua irreparable de l’esport català.
Amb aquesta desaparició, l’atletisme perd una gran referent per a moltes generacions, una pionera de l’esport femení. L’atleta badalonina va destacar en les proves de llançaments de pes i javelina. Recordista catalana i espanyola, diverses vegades campiona de Catalunya i d’Espanya, va desenvolupar la seva carrera esportiva en la primera meitat del segle XX, als anys 30, en un temps molt difícil per a la pràctica de l’esport femení.
Descansi en pau.

QUI HA ESTAT ANNA TUGAS?
Como la mayoría de las mujeres de su generación, Anna Tugas no estaba predestinada a practicar atletismo. Fue la prematura muerte de su padre, fallecido al año de nacer su hija menor, la que hizo virar repentinamente su destino y, como consecuencia, el de miles de mujeres españolas, muchas de las cuales aún no habían nacido.
Anna había quedado al cuidado de su hermano Felip, un notable atleta -tres veces campeón de España de lanzamiento de martillo y plusmarquista nacional de la especialidad- que se tomó muy en serio su responsabilidad. No quería separarse de su hermana ni cuando iba a entrenarse. Por eso, en cuanto la niña creció un poco decidió que le acompañara al estadio de Montjuic. Se levantaban a las cuatro de la mañana para llegar desde Badalona, donde vivían. Después, Anna se marchaba a trabajar como modista, oficio que ejerció desde los 14 años.
La joven no se conformaba con mirar cómo se ejercitaban sus hermanos y pronto decidió calzares las zapatillas. En realidad eran espardenyes-el calzado de esparto que llevaban los payeses-, como explica Daniel Justribó, autor del libro Feminitat, Esport, Cultura. Pioners del atletisme catalá, quien mantuvo diferentes encuentros con Tugas y su hija Montserrat. Practicaba casi todas las disciplinas, pero sobre todo disfrutaba con los lanzamientos. La jabalina y, especialmente, el peso.

ana-tugas-02

En 1930, con 19 años, se inscribió para participar en un festival de atletismo organizado en Badalona. Su hermano se opuso. Había accedido a que se entrenara porque era una manera de tenerla controlada, según recuerda Montserrat, y porque creía que le serviría para fortalecerse. (Pese al saludable aspecto que luce en las fotos, cedidas por su familia, Anna fue una niña débil). Pero competir era otra cosa. En todo caso, ni Felip ni Josep, su otro hermano, pudieron hacer nada para evitarlo. Si a Anna le sobraba algo, además de la pasión por el atletismo, era determinación.
Aunque en aquel festival no ganó, fue el primer paso de una exitosa carrera que la llevó a proclamarse seis veces campeona de Cataluña (1931-1936) y tres de España (1931, 1933 y 1935). Sólo Margot Molés, en 1932, consiguió vencerla. Su mejor marca (9.77), obtenida en 1936, permaneció imbatida hasta 1964. También obtuvo títulos regionales en jabalina y martillo.
La Guerra Civil le arrebató 30 kilos y a un hermano al que no volvió a ver hasta la muerte de Franco. Nunca más compitió pero no dejó de practicar deporte ni de disfrutar del atletismo, que siguió con devoción hasta sus últimos días. Una calle en el barrio de Montigalà, en Badalona, recordará su enorme contribución al atletismo femenino nacional.

Via: MARCA